Épico final de Sinfonietta eleva el espíritu por sobre la dimensión humana

Con la combinación perfecta de ritmos, los jóvenes músicos que dieron vida a este Festival de Verano cierran su espléndida participación
Épico final de Sinfonietta eleva el espíritu por sobre la dimensión humana
Fátima Miranda

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En el Teatro Matamoros, recinto resucitado que ve su época de gloria, como miel dorada, la armonía de la Sinfonietta de Verano, se coló por los poros de la piel, hasta el corazón de los presentes al Concierto de Clausura organizado por el Festival de Música de Morelia.

La señora Grisel Tello Pimentel, presidenta honoraria del FMM, acudió al concierto de Clausura de la Sinfonietta de Verano, le acompaña la directora del Festival de Música de Morelia, Verónica Bernal.

Resonaban las notas de los instrumentos y emanaban al compás de la Dirección de Juan Felipe Molano, los integrantes de la agrupación despertaron los sentidos comandados por el auditivo. con composiciones de Santillán, Mozart y Beethoven y tocaron, como sólo ellos saben hacerlo, el estreno mundial de “Luminiscencia sideral” de Ana Paola Santillán (1972).

Fátima Miranda

De acuerdo con las notas al programa elaboradas por Mercedes de León, el estreno, fue compuesto exprofeso para Sinfonietta, “su autora, es una de las más destacadas compositoras mexicanas de la actualidad: con una sólida formación musical en México y el extranjero, ha escrito música orquestal, de cámara, coral, para instrumentos solistas, así como música electrónica”.

Sus temáticas, añade, “abarcan una amplia gama de significados: místicos, astronómicos, neurológicos, históricos, convirtiendo en sonidos elementos visuales, neuronales, oníricos, religiosos o arquitectónicos. Su música ha sido interpretada por importantes directores, solistas y conjuntos diversos en México y el extranjero”.

Seguido por el Concierto para corno No. 3 en mi bemol K.447 de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) con la participación de Jonathan Wilson como solista. La pieza, de acuerdo con Mercedes de León fue escrita en 1783 “para corno y una pequeña orquesta formada por dos clarinetes, dos fagotes y conjunto de cuerdas, es uno de cuatro conciertos compuestos por Mozart en Viena para este instrumento, dedicados a su amigo, el virtuoso del corno Joseph Leutgeb; en sus tres movimientos, Mozart explora y amplía las capacidades melódicas, tímbricas y dinámicas del instrumento”.

Luego del intermedio, la Sinfonietta destiló talento al interpretar la Sinfonía No. 3 de Ludwig van Beethoven (1770-1827), “Eroica” (sic) de Beethoven. El programa elaborado por el FMM, destaca que fue compuesta en 1803 y editada en 1806, en la pieza, “en el primer movimiento expande la forma tradicional como resultado de la gran tensión dramática acumulada. El segundo, Marcha fúnebre, es el más famoso por su grandeza épica y fuerza dramática sin precedentes. Le sigue un movimiento más positivo, donde comienza la superación de los conflictos, que tiene su culminación en el Finale, donde un tema compuesto anteriormente por el propio Beethoven para su ballet Prometeo surge, crece y se desarrolla como símbolo de la lucha y fe en el triunfo de la humanidad sobre la adversidad”.

Y así en un vaivén de emociones épicas, Sinfonietta se despidió prometiendo volver con lo mejor del arte musical de la mano con el ya insigne FMM.

mrh

Más vistas

No stories found.
logo
Mi Morelia.com
mimorelia.com