¡Justicia! Hallan culpable a sujeto que envenenó y mató a Athos y Tango, perritos rescatistas

La sentencia se dará a conocer este martes, activistas piden pena máxima
El envenenamiento ocurrió en 2021
El envenenamiento ocurrió en 2021ESPECIAL

Querétaro, Querétaro (MiMorelia.com).- El sujeto responsable de envenenar a los perritos rescatistas Athos y Tango, fue hallado culpable de su muerte, esto en un hecho histórico de justicia en México.

Luego de cinco días de juicio, la jueza del caso encontró culpable a Benjamín "N" de dar salchichas con veneno a los animales y provocarles la muerte.

Alrededor de las cuatro de la tarde de este lunes, el veredicto falló a favor de Edgar Martínez, entrenador y dueño de los canes.

Mónica Huerta, abogada de Edgar Martínez (y de los perritos) señaló que el asesino fue hallado culpable de tres delitos: delito contra los animales agravado, uno en contra de Athos y otro en contra de Tango que derivaron en su muerte, otro en agravio de Balam (hijo de Athos y quien también consumió salchicha envenenada), y crueldad animal por el veneno usado que les provocó mucho daño.

Será este martes que se el dicte sentencia al delincuente. Activistas y defensores de los animales piden la pena máxima para el agresor, que son 16 años de cárcel.

En junio de 2021, Athos y Tango, junto con otros perritos se dirigían a su trabajo, iban a un parque a entrenar, acompañados de su adiestrador, Edgar Martínez, quien los seguía a unos pasos. Son perros entrenados, saben obedecer y no son nerviosos o agresivos como pueden llegar a ser otros lomitos. Su instinto animal floreció cuando olieron unas salchichas, las comieron y después murieron. Edgar presentó una denuncia y se descubrió que alguien dejó el alimento envenenado seguramente para deshacerse de ellos o de otros animales. La denuncia escaló al grado que se llevó a cabo un juicio y hoy se halló culpable al agresor de animales.

Athos era rescatista y estaba en top 5, a nivel nacional de caninos certificados ante la Organización de Perros de Búsqueda y Rescate (IRO), también estaba acreditado ante la Cruz Roja.

Apoyo en las labores de rescate tras el sismo de 2017 en la Ciudad de México, su especialidad era detectar cuerpos humanos bajo el agua.

Tango, por su parte era un perro de terapia y asistencia emocional, durante años ayudó a personas con traumas y conmociones, altos niveles de estrés y de ansiedad por suceso trágico.

Su trabajo, igual de importante para el ser humano, fue truncado gracias a la nula tolerancia de una persona.

AC

Síguenos en Google News para estar todo el tiempo informado: MiMorelia.com

Más vistas

No stories found.
Mi Morelia.com
mimorelia.com