Capilla del Santo Niño
Capilla del Santo NiñoArturo Vázquez

Pequeña en tamaño, monumental en historia: la Capilla del Santo Niño en Morelia

Desafiando el abandono y los intentos de demolición, la capilla y su pila han resistido el paso del tiempo, preservando su encanto y ofreciendo un respiro de belleza en el paisaje urbano
Publicado
Retablo de estilo neoclásico en el interior de la capilla
Retablo de estilo neoclásico en el interior de la capillaArturo Vázquez

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Al poniente del centro histórico de Morelia, donde las calles Corregidora y Nicolás Bravo se cruzan, se alza la Capilla del Santo Niño. No es la más grande, ni la más ostentosa, pero su tamaño es inversamente proporcional a su importancia histórica y espiritual.

Su historia comienza en el siglo XVIII, cuando, según cuentan las voces del pasado, una imagen divina del Santo Niño fue encontrada milagrosamente, como si fuera un regalo celestial para los feligreses. Este milagroso descubrimiento encendió la chispa de la fe en lo vecinos del antiguo barrio del zacatito, quienes se unieron para erigir un santuario, un refugio de esperanza que perduraría a través del tiempo.

Además de su peculiar tamaño, la capilla se caracteriza por su histórica pila de agua con abrevadero, construida en 1883, que se convirtió en la fuente de vida para los moradores del viejo barrio.

Perspectiva de la entrada vista desde el interior de la capilla
Perspectiva de la entrada vista desde el interior de la capillaArturo Vázquez
Entrada de la Capilla del Santo Niño
Entrada de la Capilla del Santo NiñoArturo Vázquez

Pero no todo es devoción y oraciones; la capilla ha sido testigo de tiempos turbulentos, enfrentando amenazas que casi borran su existencia. Uno de los eventos más famosos ocurrió en 1916, cuando las leyes anticlericales casi la reducen a escombros, bajo el pretexto de su estado ruinoso. Afortunadamente las autoridades no lograron su objetivo y la capilla logró mantenerse en pie.

En medio de las convulsiones políticas de aquellos años, los vecinos del barrio cuentan que la venerada imagen del Santo Niño fue confiada a una familia, que, tras la restauración de la capilla, se resistió a devolverla, por lo que se tuvo que realizar una réplica.

Detalle artístico del Altar de la capilla
Detalle artístico del Altar de la capillaArturo Vázquez
Púlpito labrado en madera
Púlpito labrado en maderaArturo Vázquez

Para 1985, la pila yacía olvidada, su surtidor quebrado, su caja de agua fracturada, y tristemente, su abrevadero se convirtió en un depósito de basura, quedando tan solo la sombra de su antiguo propósito. Pero, aun así, el abrevadero de la pila del Santo Niño es uno de los últimos vestigios de una época donde saciaba la sed de las bestias de carga.

Pila del Santo Niño y abrevadero
Pila del Santo Niño y abrevaderoArturo Vázquez

Actualmente, la fachada de la capilla de estilo barroco con influencia ecléctica se compone de dos cuerpos: el primero destaca por el arco de medio punto que sirve de entrada; el segundo destaca por su ventana circular con la imagen del sagrado Niño.

Ventanal circular con la imagen del Santo Niño
Ventanal circular con la imagen del Santo NiñoArturo Vázquez
Detalle de la cruz en la parte superior de la capilla
Detalle de la cruz en la parte superior de la capillaArturo Vázquez

La fuente octagonal, restaurada con el tiempo, ahora se levanta con orgullo a un costado de la fachada, su caja de agua es más alta que hace unos años, y su cima está coronada con una escultura del Santo Niño, obra de Luis Retana, que vigila desde lo alto.

Firma del escultor Luis Retana en la obra que corona la fuente
Firma del escultor Luis Retana en la obra que corona la fuenteArturo Vázquez
Escultura del Santo Niño
Escultura del Santo NiñoArturo Vázquez

Desafiando el abandono y los intentos de demolición, la capilla y su pila han resistido el paso del tiempo, preservando su encanto y ofreciendo un respiro de belleza en el paisaje urbano.

Comparada en tamaño con la Capilla del Prendimiento, la Capilla del Santo Niño es un emblema de la identidad cultural y espiritual de Morelia que ha permanecido firme, un centinela inquebrantable en la historia, un recordatorio casi poético de que incluso lo modesto y diminuto puede resonar con gran fuerza monumental a lo largo de la historia.

AVS

Capilla del Santo Niño en la esquina de la calle Corregidora y Nicolás Bravo
Capilla del Santo Niño en la esquina de la calle Corregidora y Nicolás BravoArturo Vázquez

Related Stories

No stories found.
logo
Mi Morelia.com
mimorelia.com