Complicación vial en Plan de Ayala, cerca del mercado de San Juan, con dirección a San José

 

Congestión vial en libramiento, entre salida a Salamanca y al de Charo, por obras públicas

 

Caos vial para llegar al Recinto Ferial desde el distribuidor salida a Charo 

 

Hasta tres tiempos para cruzar el semáforo de la Calzada La Huerta, los que vienen sobre Avenida Universidad procedentes de la Calzada Juárez con dirección a este punto; en sentido contrario no hay inconvenientes

La necesidad de fortalecer los organismos autónomos de protección de los derechos humanos en el estado

Columna_Jean_Odimba
Garantizar el respeto de los derechos humanos es una obligación y responsabilidad primordial que tiene el Estado hacía con los gobernados, para mantener y consolidar el equilibrio y bienestar social. Es por ello, que en primer momento la protección de los derechos humanos debe de darse desde las instituciones no jurisdiccionales, quienes se encargan de promover, difundir y concientizar a la sociedad, para que haya respeto de éstos. La Comisión Estatal de los Derechos Humanos, tanto a nivel nacional y estatal, se encuentra en una época de quebrantamiento e inestabilidad, lo cual, ha derivado en la poca credibilidad que se tiene en ella; así como también, su ineficacia sobre el respeto de los derechos humanos frente a las instituciones del Estado. Esta problemática ya ha sido detectada y se debe al debilitamiento que hay dentro de la misma institución en lo que concierte a temas presupuestales, materiales, operadores (sin las capacidades y aptitudes suficientes), así como también, planes y programas de acción rebasados de la realidad. El reforzamiento de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos debe de darse en primer momento con la consolidación de un eficaz, idóneo y trascendente plan de trabajo que garantice la eficaz operatividad del organismo, y, estableciéndose así un nuevo paradigma de vanguardismo de respeto de los derechos humanos de los gobernados. Este plan de trabajo debe de transformar de fondo a la Comisión y a sus operadores. Ya que, de nada servirá un plan vanguardista y que se adapte a la realidad y de manda de la sociedad, si los operadores no se adaptan a los cambios de capacitación constante para llevarlo a cabo. Sería simplemente letra muerta. Ahora, bien, en segundo momento para reforzar a este organismo, es necesario que se brinde una asignación presupuestal económica suficiente para cumplir con las labores y acciones que brinda la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Es por ello, que el nuevo programa que debiera tener la Comisión, deberá de especificar claramente sectores que por su naturaleza e importancia deben de brindárseles recursos para que subsanen aquellas áreas o sectores donde había defendían que no garantizarán el respeto de los derechos humanos. En México, se necesita apostar por una verdadera reestructuración en materia de protección no jurisdiccional de los derechos humanos, pues, cabe señalar que, ante la falta de eficacia, la operatividad de esta institución en los últimos años ha dejado mucho que desear en cuanto a los resultados de protección, difusión y concientización de derechos humanos. Lo que se ha hecho o se ha dejado de hacer, ha derivado en la actual crisis que hay en materia de derechos humanos. Ante la ola creciente de severas violaciones a derechos humanos realizada por acciones y omisiones de las instituciones del Estado, el papel de las Comisiones de Derechos Humanos ha quedado en duda, pues, las limitaciones impuestas a los poderes e instituciones del Estado, han caído en las manos de las instituciones jurisdiccionales federales, mediante las diversas sentencias que emiten de los diversos medios de control constitucional. Esto debería de darse en último momento, pero, la realidad es que se ha optado por usar desmesuradamente al juicio de amparo para proteger los derechos humanos de los mexicanos, mientras, que, la función de las Comisiones, pasa desapercibido. Esto derivado de la credibilidad que ha ido perdiendo tan importante institución. La Comisión de los Derechos Humanos, es uno de los organismos bases para el desarrollo y bienestar del país, pero, es necesario que se ha una verdadera transición para garantizar el respeto de los derechos humanos de los mexicanos. Este organismo, desde su origen tiene como fin eliminar todas las barreras existenciales para que los gobernados puedan disfrutar plenamente de sus derechos y no haya arbitrariedad por parte del Estado que impida su consolidación. La Comisión de los Derechos Humanos no es la única institución autónoma que garantiza el respeto de los derechos humanos; pues, existen otros organismos que tienen como fin garantizar estos derechos a sectores altamente vulnerables: Pueblos indígenas; personas con discapacidad; personas migrantes, entre otras, por ello, es que, los organismos autónomos deben de emplear planes y programas de acción ambiciosos que se adapten a las realidades de la sociedad, para suplir y subsanar aquellos problemas que van a la alza en lo que refiérete a violaciones a derechos humanos y garantizar el máximo grado de bienestar posible a los gobernados.