Libre la circulación en el Libramiento Poniente, frente a la Secretaría de Seguridad Pública, ya se retiran los policías y la circulación se abre en los dos sentidos

 

Avenida Nocupétaro, desde la avenida Michoacán, el avance es lento pasando por la calle de Acacia y con dirección a la avenida Madero Poniente, hasta 5 o 6 tiempos para cruzar la luz verde del semáforo

 

Colapsada la circulación sobre avenida Madero Poniente para los que van del Obelisco a Lázaro Cárdenas con dirección hacia la avenida Pedregal, muy complicado el avance 

 

A partir del Panteón Municipal con dirección al Obelisco a Lázaro Cárdenas, la circulación de la Calzada La Huerta está a vuelta de rueda todo ese trayecto, pasando por el Palacio de Justicia

Finanzas personales bajo control

NoImage

“El dinero, como las emociones, es algo que debes controlar para mantener tu vida en el buen camino”. Natasha Munson

Usualmente se tiene la falsa creencia de que las finanzas sólo aplican para quienes tienen altas sumas de dinero en sus cuentas y que es una labor que requiere de habilidades y conocimientos técnicos especializados. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad, ya que sólo basta saber sumar y restar para empezar a hacernos cargo de nuestras finanzas personales.

Especialistas en la materia coinciden en que el secreto de la salud financiera está en la planificación. La clave está en tomar buenas decisiones, lo que conlleva a organizarse y llevar un control de lo que se gasta para evitar ese fatídico escenario que todos tememos: cuando las deudas se hacen una “bola de nieve” que, en un momento determinado, superan nuestros ingresos.

Ahorrar nunca fue tan importante como lo es hoy, y éste es un hábito que podemos lograr todos. En este sentido, la pandemia ha contribuido a cambiar la mentalidad de muchas personas, que hoy opinan que es un buen momento para pensar en un consumo más responsable y planeado, “ajustándonos el cinturón” en el corto plazo para asegurar el bienestar en el largo plazo, especialmente en un contexto en el que una gran porción de la población registra una disminución en sus ingresos.

Hoy, cuando se han elevado los niveles de conciencia alrededor de las finanzas personales y familiares, debemos pensar en incorporar pequeños hábitos en nuestra vida cotidiana que nos permitan ajustar los gastos a la realidad de nuestros ingresos.

Los tres pasos esenciales para alcanzar una salud financiera son: diagnóstico, planeación y seguimiento. Es necesario que en este proceso usted sea sincero consigo mismo. La brecha entre su situación económica y la que le gustaría tener puede ser resultado de diversos factores, tales como ganar un sueldo insuficiente, deudas acumuladas o gastos excesivos; sea cual sea la situación, es indispensable identificar el problema para poder encontrar una solución a largo plazo.

Aprender a llevar un óptimo registro de lo que se gana y de lo que se gasta; detectar y disminuir gastos innecesarios, así como realizar un diagnóstico para conocer el estado financiero personal, en donde se consideren todas las deudas y compromisos; comenzar a presupuestar de manera realista y crear un fondo de emergencia, nos permitirán prepararnos mejor para el futuro.

Después de identificar nuestros objetivos, es tiempo de planear las acciones que nos lleven a lograrlos. Un plan financiero es más que una lista de deseos. Después de dedicar tiempo a expresar lo que deseas de tu vida financiera, necesitarás desarrollar una estrategia que te ayude a obtener dichos objetivos.

Organizar las formas en que podemos alcanzar varios objetivos a la vez puede no ser fácil, pero la sensación de control y poder que conlleva tomar decisiones bien pensadas hará que valga la pena el esfuerzo.