Cerrada la avenida Madero en el Centro Histórico en ambos sentidos por integrantes de la CNTE

 

Por falta de energía eléctrica, siguen sin funcionar los semáforos de la salida a Charo entre el distribuidor vial y Ciudad Industrial

 

Sumamente complicada y a vuelta de rueda la circulación en el Libramiento Norte para los que vienen de la salida a Salamanca con dirección hacia salida a Charo debido a trabajos frente al Mercado de Abastos y esto genera bastante lentitud, entre 20 y 30 minutos para llegar a salida a Charo

 

Reducción de carriles sobre la Avenida J. Múgica; hay largas filas para los que van de Ciudad Universitaria con dirección a la Calzada Juárez

En Bodas de Plata Episcopales, arzobispo pide por la conversión de criminales

“Como arzobispo de Morelia, me uno a las palabras del Papa y pido al señor que convierta el corazón de los responsables de tanta muerte y desolación”, exclamó

arzobispo
Garfias Merlos es de Tuxpan (Foto: Sayra Casillas)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Con una ceremonia eucarística en la que participaron alrededor de 30 obispos y 300 sacerdotes, así como el cardenal, Alberto Suárez Inda, este jueves celebró el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, sus Bodas de Plata Episcopales, es decir, 25 años de ministerio, bajo el lema: “Cristo es Nuestra Paz”.

En la catedral de Morelia se dieron cita religiosas, familiares del también vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), así como autoridades civiles encabezadas por el gobernador del Estado, Silvano Aureoles Conejo.

(Foto: Sayra Casillas)

El 24 de junio de 1996, Carlos Garfias fue nombrado obispo por el Papa Juan Pablo II, y, consagrado el 25 de julio de ese mismo año. El 8 de julio de 2003 fue nombrado, por el mismo jerarca de la Iglesia Católica obispo de Ciudad Netzahualcóyotl. El 7 de junio de 2010, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Acapulco, y, el 5 de noviembre de 2016, el Papa Francisco lo ungió como arzobispo de Morelia. 

Nacido el 1 de enero de 1951, en Tuxpan, municipio de Michoacán, Garfias Merlos ha recibido nombramientos episcopales de los últimos tres obispos de Roma. Su desempeño se ha caracterizado por la construcción de la paz y la reconciliación, mediante el impulso a la creación de centros de escucha para las víctimas de la violencia, casas de los artesanos, diálogos de mediación y centros para la rehabilitación de adicciones. 

“El Papa Francisco ha dicho que ante la violencia, la Injusticia y la opresión, la iglesia no puede encerrarse en sí misma o esconderse en la seguridad de su propio recinto, sino que está llamada a gastarse con generosidad y ternura en los pequeños y los pobres, escuchando el grito de los últimos y los excluidos”, dijo.

Retomó las palabras del primer obispo de Roma en el sentido de que el clima de terror por la inseguridad que aqueja y aflige a la población de Aguililla es contrario a la voluntad de Dios, “él quiere que todos sus hijos e hijas vivan su existencia en un clima seguro, de serenidad y armonía”, destacó.

(Foto: Sayra Casillas)

Carlos Garfias destacó la necesidad de recordar a los ciudadanos oprimidos que no están solos, “que la iglesia está atenta y cercana a todos los que sufren, por ello, como arzobispo de Morelia me uno a las palabras del Papa y pido al señor que convierta el corazón de los responsables de tanta muerte y desolación, y también que inspire a los encargados del bien común a comprometerse en la erradicación del crimen y de la impunidad, así como en la generación de espacios de trabajo digno y útil para toda la sociedad, especialmente para los jóvenes”.

Durante la celebración, Carlos Garfias, Alberto Suárez y demás obispos congregados en el altar, recibieron alimentos, flores, música y danzas tradicionales como ofrendas de los pueblos indígenas del estado.

(Foto: Sayra Casillas)

Garfias Merlos llamó a la solidaridad con quienes más sufren en este momento por la contingencia sanitaria por el Covid-19, al igual que por la crisis de violencia e inseguridad y la pobreza.

“Como artesanos de paz seamos una iglesia renovada, revitalizada y reavivada en Cristo Nuestro Paz. Recuperemos la vivencia dinámica y transformadora de nuestra vocación, acerquémonos a los jóvenes, monaguillos, niños y a quienes más necesitan de nuestra persona, que nuestro corazón de pastores no lleve a encontrar la felicidad en el servicio diario”, convocó.

RYE