La distribución del poder político fortalece nuestra democracia

La distribución del poder político fortalece nuestra democracia

Es un gusto poder estar presente en el portal de noticias MiMorelia.com; les agradezco a ambos medios y canales de comunicación el permitirme cada martes compartir con su amplia audiencia un breve análisis desde la perspectiva académica sobre sucesos o acontecimientos políticos y sociales en nuestra entidad, Michoacán, en México o en el mundo.

Como primera entrega y aportación, hago referencia a la renovación del poder político en nuestro estado. El pasado viernes 1 de octubre se realizó a nivel del Ejecutivo estatal, y días previos a nivel municipal, así como también la legislatura estatal.

Lo anterior estableció la conclusión del proceso electoral ordinario en la entidad 2020-2021, y del cual conviene recordar y destacar algunas cuestiones, por ejemplo:

El proceso electoral inició formalmente en septiembre de 2020, se organizó durante los 10 meses subsecuentes, llegando a la jornada comicial del domingo 6 de junio; todas estas etapas y actividades se desarrollaron dentro de una pandemia a nivel mundial, nacional y estatal, lo que representó un reto para las instituciones electorales y para nuestro sistema democrático, ya que puso en riesgo la renovación normal del poder político. En su momento hubo voces que planteaban la suspensión de las elecciones, por el alto nivel de contagios, hospitalizaciones y defunciones en nuestro país; algo que, de ocurrir, sería muy grave para nuestro sistema político; sin embargo, y afortunadamente para nuestra democracia, podemos decir que lo logramos.

Instituciones electorales, partidos políticos y la ciudadanía participaron para poder realizar las elecciones; se instalaron las casillas, la gente acudió a votar y las nuevas autoridades ya tomaron protesta de sus cargos. Ojalá que sobre la pandemia también podamos mitigar sus efectos sociales y económicos lo más pronto posible.

También conviene recordar que, al inicio de este proceso electoral, la integración del Consejo General del Instituto Electoral de Michoacán, en lo que respecta a las consejerías electorales, estaba incompleta. Incluso, durante varios meses, casi un año, estaban sólo cuatro de las siete consejerías electorales que la conforman, incluyendo la presidencia. Fue hasta el mes de octubre de 2020 que el Instituto Nacional Electoral culminó con las designaciones y se logró la integración total de las consejerías, incorporándose también las representaciones de los diez partidos políticos con derecho a participar con candidaturas a los diferentes cargos. Al momento de la integración total se sumaron los esfuerzos, el entendimiento y la coordinación de cada uno de sus integrantes, para cumplir con cada uno de los trabajos necesarios para la realización de la jornada comicial.

Gracias a estas y otras labores, el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) lograron llevar a cabo la renovación política y de forma paritaria de los 112 ayuntamientos por el sistema de partidos, además de la renovación por usos y costumbres de las autoridades en el municipio de Cherán; además de la elección de las veinticuatro diputaciones locales por mayoría relativa y la asignación de las catorce diputaciones de representación proporcional, así como la elección de la gubernatura del estado.

La alternancia en los ayuntamientos se dio en 82 de ellos, esto representa un 73%; en sólo 30 municipios se pudo repetir el mismo partido político en el gobierno. El tema de la reelección, que es otra característica a ese nivel de gobierno, es que se presentó en 11 casos; ganaron para ejercer un segundo periodo de gobierno, refrendado por la ciudadanía en las urnas.

En la parte de las elecciones de diputaciones locales por mayoría relativa se tiene una alternancia en los 12 distritos locales con respecto al proceso electoral de 2018; representa un 50 % de cambio del partido político que representa a sus electores; 7 candidaturas fueron reelectas de diputaciones de mayoría relativa por un periodo más de 3 años.

Pero aquí cabe destacar que la nueva conformación total de la legislatura que inició funciones el pasado 15 de septiembre será la de mayor participación de las mujeres en estos espacios; fueron electas 15 mujeres diputadas por el principio de mayoría relativa; 9 hombres fueron electos.

El Instituto Electoral de Michoacán, como lo establece la ley, en sesión del pasado 13 de junio de este año realizó la asignación correspondiente de las diputaciones de representación proporcional con base en la votación obtenida el día de la jornada electoral, la cual fue acorde con lo establecido por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Con lo anterior, Michoacán tendrá por primera vez una legislatura integrada mayoritariamente por el género femenino, con un total de 25 mujeres, que representan el 62% de la representación en la legislatura que inició funciones el pasado 15 de septiembre por un periodo de tres años.

Terminar con ese rezago de las mujeres en ocupar puestos de representación popular como el Congreso local fue gracias a que en el Consejo General del IEM aprobamos la aplicación de diversas acciones afirmativas; por ejemplo, el que encabezara una mujer las listas de diputaciones plurinominales de los partidos políticos, es decir, en la primera posición debió estar una mujer y luego, de forma alternada, como mínimo, más mujeres, con la intención de garantizar una integración paritaria que hoy queda confirmada por los propios tribunales electorales.

La conformación política de Michoacán cambió como parte de los procesos democráticos. Hoy la alternancia política en los diferentes niveles de gobierno, que es la sucesión de partidos en los cargos públicos, fue el reflejo de estos comicios, donde las y los ciudadanos hicieron escuchar su voz mediante el voto el pasado domingo 6 de junio, con una participación cercana al 50%.

El valor fundamental de la alternancia política es que no sólo cambien las personas o los partidos políticos en el poder, sino que haya un cambio positivo en el funcionamiento de las instituciones dentro de una democracia representativa.

Finalmente, este proceso electoral fortalece nuestro sistema democrático en Michoacán; no hay mayorías que se llevaron todo, ni hay minorías que se quedaron con las manos vacías.

Para que fueran posibles las primeras alternancias en los distintos niveles de gobierno en Michoacán fue indispensable garantizar que hubiera condiciones para elecciones democráticas mediante procedimientos transparentes y equitativos, tal como ocurrió el pasado domingo 6 de junio, donde se garantizó el principio de imparcialidad y equidad en la contienda, y hubo una jornada, de manera generalizada, pacífica. Esto, gracias a que desde hace 26 años contamos con el Instituto Electoral de Michoacán, el cual participó en la cuarta alternancia del partido político en el Poder Ejecutivo; además de muchas otras alternancias a nivel municipal. Afortunadamente, podemos decir que Michoacán está sin conflictos poselectorales.

La democracia no resuelve problemas, sino que es mediante estos procesos ciudadanos, civilizados y bajo un estado de derecho, en los que se elige a los nuevos gobernantes, para que atiendan las diversas problemáticas, porque más allá de elegir a un gobierno, lo esencial son las próximas autoridades estatales y municipales, y del Poder Legislativo estatal, que determinen cómo se gobierna, para quién se gobierna y si se gobierna con inclusión de las voces y los sectores que representan el estado.

La democracia nos permite la transición del poder de forma pacífica; la transparencia en el ejercicio de éste en cualquier administración nos permite la tolerancia, garantizar civilidad, establecer representatividad pura, pluralismo y un debate público frecuente de los retos futuros de nuestro estado, con la participación de todas las voces que se expresaron la pasada jornada comicial.

Finalmente, el IEM logró realizar un proceso electoral de forma correcta, pero no perfecta, más allá de errores cometidos que pudieron ser humanos, pero nunca dolosos ni de mala fe, como se expresó en su momento. Una vez resueltas todas las impugnaciones por los órganos jurisdiccionales, el IEM nuevamente es un órgano electoral que sale fortalecido institucionalmente. Se cumplió con los principios de certeza, legalidad, imparcialidad y máxima publicidad en este proceso electoral, además de que se refrendó la vocación democrática. Se garantizó cumplir con organizar y contar cada uno de los votos que hoy legitiman a las autoridades electas y ya en funciones.

rmr

Síguenos en Google News para estar todo el tiempo informado: MiMorelia.com

Te puede interesar

No stories found.