El matrimonio que dios quiere

El matrimonio que dios quiere

La familia es sagrada y esencial, nace de la alianza indestructible del hombre y la mujer. La unión libre, el divorcio son de Satán.

En tu vida. Los niños sufren un dolor mortal por los matrimonios irresponsables cuando se rompen y forman nuevos hogares.

El divorcio atenta contra el plan divino, transtorna su orden y destruye la vida de los hijos.

Dios habla. Hombres y mujeres se creen muy listos, están muy bien inflados y organizan su vida según su capricho.

Creen tener la autoridad y el poder de Dios para decidir de su vida como les da la gana, sin guiarse por la santa ley de Dios y su orden moral.

No reciben la bendición de Dios para empezar a vivir juntos ni tienen en cuenta las leyes de los hombres. Sus uniones son poco serias, inestables, crean el caos en la familia y en la sociedad, en la escuela y en todas partes. Son construcciones ligeras y desechables, ante la primera dificultad se derrumban y minan el edificio social.

Los cónyuges sufren, sufren infinitamente más los hijos hasta el fracaso escolar y laboral, la enfermedad y el suicidio.

El hombre vive sin Dios, sin orden moral, sin leyes, guiado por una voluntad voluble, ignorante, necia e irracional.

Dios hizo al hombre y le dio leyes inscritas en su más profundo ser. Son como el instructivo, si no se toma en cuenta el hombre se quiebra como un celular si no lo cuidas.

Es el principio Dios los formó hombre y mujer, todo su ser está sexuado, totalmente masculino o femenino. Cuando se modifica un órgano se crea un ser monstruoso por palabra defectuoso, indefinido, sin la armonía de la naturaleza.

El hombre y la mujer son iguales en su esencia y complementarios en su expresión, pueden crear una armonía y formar una unidad. La plenitud del hombre se da en los dos seres complementarios, armoniosamente unidos. Una prueba es el prodigio de vida que brota de ellos dos.

“Dios los hizo hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa y serán los dos una sola carne”. Cristo cita el génesis.

Añade: “ya no son dos sino una sola carne.… Lo que Dios unió…”

Vive intensamente. Entra en el orden moral divino. Cásate ante Dios y respeta su plan. Sé fiel.

Cristo está aquí. Te enseña el plan divino para la familia, para ser fiel a la alianza te alimenta con su Cuerpo y su Sangre.

Síguenos en Google News para estar bien informado: MiMorelia.com

Te puede interesar

No stories found.
Mi Morelia.com
mimorelia.com