Cancionero electoral

Cancionero electoral

En las letras de las canciones populares se puede encontrar el sentir de un pueblo, para momentos y ocasiones determinadas.

En medio del proceso electoral que se vive en el orden federal y en el local-municipal, se pueden invocar algunas estrofas para mostrar ese vínculo entre el pueblo, la política y las elecciones, como se hace ahora con jocosidad, pero para tratar de expresar un sentir popular, sin agravio a nadie.

En el orden federal, ha tenido lugar el debate entre las dos candidatas y un hombre de una sonrisa y lenguaje de señas muy forzado.

La candidata que salió peor parada, seguramente querría más tiempo para tratar de hacer algo con el fin de mejorar su posición, y es probable que entone la estrofa siguiente: “…reloj no marques la hora/ porque voy a enloquecer…reloj detén tu camino/ porque mi vida se apaga…”

La candidata que emergió con una posición –que ya tenía- fuerte tras el debate, es muy probable que tararee: “con dinero y sin dinero/ hago siempre lo que quiero/ y mi palabra es la ley…”

Usted elija a quien queda esta siguiente: “…tienes que sonreír, sonreír, payasito/ piensa bien que su amor ella a ti no te dará/ tu destino ya está para siempre marcado…”

Para los conductores del debate presidencial, quizá se les puede colocar: “...pero qué necesidad/ ay para qué tanto problema/ no hay como la libertad/ de ser, de estar, de ir, de amar/ de hacer, de hablar, de andar/ así sin penas”.

En el orden local, también se han realizado los primeros debates en televisión pública.

Poco puede decirse por la escasa audiencia e interés que tuvo, pero es posible que a todos los candidatos quede: “…fue un placer conocerte,/ y tenerte unos meses/ aunque esos meses fueron/ el principio y el fin…” pues es muy probable que el debate tendrá el mismo destino que el humo de un cigarro.

De la conducción, bueno: “vanidad/ con las alas doradas/ yo pensaba reír/ y hoy me pongo a llorar…”.

Las y los ciudadanos, así, asistimos a este proceso muchas veces con la voluntad genuina de aportar, aunque sea con el voto, algo para mejorar el estado de cosas que siempre es mejorable, pero la realidad es que solo se asiste a elegir entre un conjunto cerrado de opciones que se nos ponen por delante.

Una canción del finado Alberto Aguilera, dice al caso: “Como ha cambiado mi pueblo/ Mi pueblo ya no es el mismo/ De aquel pueblo tan hermoso/ Al de hoy hay un abismo…”.

Pero en el ser del mexicano está esa peculiaridad de reír de sus propias dolencias y tragedias, como para atenuar justo su dolor y sus penas.

También el mexicano, tiene esa idea de que las cosas pueden mejor mañana y que todo estará bien. Es optimista.

Esta parte puede mostrarlo: “Une tu voz a mi voz/ para gritar que triunfamos/ que el mundo ya se cansó/ aquí seguimos..”.

Este proceso electoral terminará, se elegirán a los(as) nuevos(as) hombres y mujeres de poder, se irán a su tiempo, y volverán de nueva cuenta los procesos electorales a tener vida, para seguir entonando canciones que hablen de sus virtudes y sinsabores.

El pueblo, nuestro pueblo, nosotros seguiremos cantando:

“Ay, ay, ay, ay

Canta y no llores

Porque cantando se alegran, cielito lindo, los corazones”.

oag

Related Stories

No stories found.
logo
Mi Morelia.com
mimorelia.com