Agustín de Iturbide. Nota.

Agustín de Iturbide. Nota.

El siglo XIX en América comienza con movimientos de emancipación, y entre ellos el de nuestra patria.

A la distancia, –y quizá de una forma simplista– es fácil y recurrente analizar el movimiento de Independencia como una lucha entre dos bandos: los insurgentes y los realistas, cada uno con sus dirigentes a la cabeza.

Hidalgo, Padre de la Patria y Morelos, Siervo de la Nación, son las figuras más representativas del movimiento insurgente, no exentos de ciertos puntos críticos, en especial Hidalgo por su vocación monárquica y por no avanzar en la batalla del Monte de las Cruces hacia la capital –prácticamente indefensa– y lo cual, a juicio de varios, habría significado una victoria sustantiva del movimiento que pudo abrir la puerta para la consumación de la independencia en manos de los insurgentes “genuinos” con lo que se habría ganado tiempo y legitimidad. ¿Quizá un nuevo camino?

Sin embargo, el análisis no puede ser tan reducido, como se muestra en la persona de Agustín de Iturbide, criollo originario de Valladolid, hoy Morelia, casado con Ana María Huarte (existe una calle en Morelia que lleva el nombre de Isidro Huarte, como de su padre) y quien en sus inicios formó parte de y luchó con las fuerzas realistas (Incluso, Iturbide estuvo luchando con las fuerzas oficiales en la batalla del Monte de las Cruces contra Hidalgo) para finalmente encabezar al ejército de las Tres Garantías que consumó la Independencia.

Agustín de Iturbide escaló en grados dentro de la milicia real y ya desde la posición de Teniente Coronel, al perseguir y combatir a Vicente Guerrero, finalmente acordó con éste la unión de los ejércitos insurgente y realista, para dar paso al ejercito Trigarante y al Plan de Iguala o Plan de Independencia de la América Septentrional de 1821, lo cual vino a significar la victoria acordada del movimiento emancipador.

(Anécdota aparte, mientras Iturbide negociaba con Guerrero la independencia, al mismo tiempo informaba –falsamente– al virrey que Guerrero con todo su ejército se había rendido, con lo que buscaba mantener en paz al virrey que se manifestaba muy conforme con esa victoria de Iturbide).

No se puede decir que el movimiento independentista en 1821 estuviera muerto, pero había venido cada vez a menos, carecía de la fortaleza de los años pasados y tenía como su figura más representativa a Vicente Guerrero, con huestes no numerosas.

El 27 de septiembre de 1821, Iturbide encabeza las columnas de los ejércitos insurgente y realista al entrar en la Ciudad de México, con lo que de hecho se proclama la Independencia política de nuestro país.

Luego, se instala la Junta Provisional Gubernativa en cuyo seno se elige a Iturbide como presidente de la misma y que tenía por objeto instrumentar la formación un gobierno monárquico constitucional con un monarca español a la cabeza.

Al final, Agustín de Iturbide se erige como emperador en 1822 y abdica en 1823, virtud al Plan de Casa Mata.

Iturbide es exiliado y por ley se prevé que de volver a suelo mexicano sería ejecutado, lo cual sucede el 19 de julio de 1824.

Poco antes de ser fusilado al recibir impactos de bala en la cabeza y el pecho, Iturbide cuestiona, entre otras cosas, que si era un crimen haber logrado la Independencia y por eso se le fusilaba.

Iturbide es un personaje que se puede considerar más que oscuro, gris, no en el sentido de intrascendente, sino por el hecho de que siempre ha sido arrojado del panteón de los héroes y se le ubica en el baldío de los traidores y no es del todo claro.

Así, aunque es cierto que es un personaje sumamente cuestionable por sus dobles posturas y su veleidad, vale la pena preguntarse y reflexionar sobre su trascendencia en el triunfo del movimiento independentista.

Lo más probable es que Iturbide viera en el triunfo del movimiento emancipador una victoria personal y de grupo de una clase social que apuntaba a consumar su poder en todos los ámbitos, antes que apoyar la independencia por una vocación libertaria popular y solidaria; pero, aun así, ha de enjuiciarse si ¿al perseguir su interés personal y de grupo, logró un interés común, social?

La Independencia, parece, al final, se habría logrado de cualquier manera con o sin Iturbide, pero se logró de esta forma ¿qué se debe reconocer y no?

RYE

Más vistas

No stories found.
logo
Mi Morelia.com
mimorelia.com